La zona de confort... solo es un estado de nuestra vida que alguna vez vivimos


La vida empieza al final de la zona de confort. Neale Donald Walsch



Me pregunto cuanta gente vive en este estado, miles, millones, no lo sé, lo que sí puedo decir que todos alguna vez hemos pasado por este estado.

Ya sea por comodidad o porque no había otra cosa mejor, alguna vez la hemos experimentado, hasta que un día nos cansamos de esta situación y nos decidimos a cambiar nuestra vida.  

A veces es duro operar este cambio, porque estamos tan cómodamente instalados en esta zona que el pensarlo nos da miedo, y eso mismo nos induce a postergar las cosas, otras veces estamos tan acostumbrados al qué dirán que nos da miedo que la gente empiece a juzgarnos, otras y lo más duro nuestra baja autoestima porque nos hace pensar que no somos lo suficientemente buenos para cambiar o porque no lo merecemos. 

Generalmente pasamos por pruebas, o avisos divinos que nos empujan o nos obligan prácticamente a abrir la puerta  para salir o escapar de la zona de confort y decir basta ya de esta forma de vivir. 

Muchas veces nos resulta muy cómodo vivir en nuestra zona de confort, lo malo es que no nos permite vivir plenamente y disfrutar de las maravillas que la vida nos regala, las experiencias, los nuevos aprendizajes, las nuevas sensaciones y nuevas personas. Algunas veces nuestra familia, amigos y demás personas nos impiden salir de esta zona,

Somos seres únicos e irrepetibles que estamos obligados a vivir plenamente, es de sabios equivocarse, caer y levantarse, experimentar y vivir retos.

Es cierto todos tenemos miedo al cambio y por eso a veces nos quedamos en el intento paralizados, porque nos da miedo perder lo que tenemos y porque durante ese camino dejamos de ser lo que somos y cambiamos para bien nuestro. Pero es ahí donde ocurren milagros en nuestra vida.

La vida sigue y nosotros con ella, pero lo inmediatamente necesario es moverse, si no se corre el riesgo de vivir una vida apática y sin chiste, viviendo constantemente enojado, depresivo y triste.
Eso sucede cuando nos encontramos en la zona de confort en nuestra vida, desde lo personal hasta laboral, estamos si, cumplimos o a veces a medias, vivimos la vida soñando que cambiara, pero no hacemos nada por que suceda el cambio, nos quejamos, nos enojamos y toleramos a la gente, pero no somos felices.

¿Qué podemos hacer?

Solo hacernos responsables de nuestra vida, ser honestos con nosotros mismos y que a la primera persona a quien debemos honrar es a uno mismo, cultivar el amor propio y eso nos llevara a una correcta autoestima, soñar, soñar mucho, porque eso nos motivara a hacer lo que nos gusta, elegir nuestros objetivos claramente y con los pies bien puestos en la tierra, tomar conciencia de lo que sabemos y de lo que nos falta aprender y que la vida es recorrer varios caminos, a veces solos y otras acompañados y por último y lo más importante, creer en uno mismo, tenernos fe.

Cada uno de nosotros somos protagonistas de nuestra propia vida, así que tenemos el deber de amarnos, honrarnos y cuidarnos. 

La vida es un camino así que disfrutemos de este recorrido. 


Gracias, gracias, gracias por leerme.


Amor y luz infinitamente.

Alejandra

Les dejo este vídeo que me gusto y podría ayudar a darnos una idea más clara.




Entradas más populares de este blog

La espera o una decisión inconsciente.

¿Pasado, Presente o Futuro? ¿En que tiempo vivir?

Cada cuatro años... nos invade la pasión del fútbol